Dani Mateo y el peor resfriado de su vida.

Dani Mateo no se podía imaginar la que le caería encima cuando protagonizó el sketch en el que se sonó la nariz con la bandera de España.
pátrias

Dani Mateo ha generado una gran polémica con su sketch en el que se sonaba la nariz con la bandera de España
Imagen extraída de una captura del programa de “La Sexta” El Intermedio.

El humor no siempre es bien entendido en este país y Dani Mateo puede dar buena cuenta de ello, un sketch que protagonizaba en el programa de La Sexta llamado El Intermedio ha llevado a Dani Mateo, su nariz y su vena cómica al juzgado.

Habitualmente se suele acudir al centro de salud cuando se padece un resfriado, pero a Dani Mateo, en esta ocasión el diagnóstico se lo va a dar la autoridad judicial, ello a consecuencia de que un sindicato policial ha presentado una denuncia contra el cómico por delitos de odio y ultraje a la bandera.

Para que no quede duda de que en este país sigue reinando la pandereta, resulta que el sindicato policial que ha presentado la querella contra Dani Mateo anunció un “puticlub” en su revista.
El anuncio de un puticlub en la revista de un sindicato de la Policía (Alternativa Sindical de la Policía) desata una guerra interna
Imagen gentileza de Pixabay (gracias chicos, no se que haría yo sin vuestras fotos)

Alternativa Sindical de la Policía, así se llama dicho sindicato que se vio envuelto en este estrambótico y curioso incidente que se saldó con una guerra interna en la que hubo bajas en la cuadrilla de delegados sindicales. También su secretario general se vio dentro del ojo del huracán de una oleada de acusaciones que incluían el uso de los teléfonos de la organización para “encuentros con parejas”. Al parecer las actuaciones de dicho sindicato debieron de estar sujetas al guión de los creadores de Torrente.

El caso es que Dani Mateo ha tenido que acudir al juzgado como imputado y se ha acogido a su derecho constitucional a no declarar, vamos que no se ha molestado en contarle ningún chiste a su señoría, eso sí a la salida del juzgado le estaban esperando una tropa de patriotas para increparlo y demostrar su amor a la patria portando banderas. Y digo yo ¿no se le ha sacudido ya bastante desde las redes sociales y los medios de comunicación poco afines a bromear con cuestiones patrias?, pues parece que no, el circo romano en que ha veces se convierte este país pide sacrificios en la arena y al cómico Dani Mateo le quieren echar a los leones.

Pues ya se verá en que queda todo este embrollo, pero por el momento se abre un debate sobre libertad de expresión y censura, y es un tanto peligroso que se tengan que acotar los límites al humor por miedo a acabar en los tribunales.

La aplicación de la ley en una democracia se basa en el concepto de que es mejor absolver en la duda que condenar a un inocente, y Dani Mateo si es culpable de algo lo es de haber protagonizado una parodia que en lugar de hacer reír ha ofendido a mucha gente, pero ha pedido perdón por ello.

Personalmente creo que se debe de tener cuidado cuando se trata con símbolos que identifican a muchos ciudadanos y creo que no fue demasiado afortunada la escena que ofreció  El Intermedio poniendo a la bandera de protagonista, cierto es que tuvo su ingenio, pero había que contar con la falta de sentido del humor que se tiene al tocar ciertos símbolos, pero un error no puede condenar a un humorista a un escarnio público, ni mucho menos a  enfrentarse a cuatro años de cárcel por haber protagonizado el sketch de la discordia.

El domingo son las elecciones andaluzas ¿estás pensando en votar  VOX?

Un comentario en “Dani Mateo y el peor resfriado de su vida.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.